TRANSFORMACIÓN DIGITAL, ¿SUBES O TE QUEDAS ATRÁS?

TRANSFORMACIÓN DIGITAL, ¿SUBES O TE QUEDAS ATRÁS?
by

Puede que, como nosotras, recuerdes un tiempo en el que las discusiones alrededor de una mesa acerca de un dato curioso o información, se prolongaban durante horas en una lucha sin cuartel por decidir quién llevaba la razón. Puede que, como nosotras, recuerdes un tiempo en el que para presentar un trabajo en el colegio o el instituto, tenías que recurrir a una vieja enciclopedia que probablemente habías heredado de tus hermanos mayores, o que tus padres creían que daba un aire distinguido al salón. Es posible, también, que la memoria te alcance hasta aquellos años en los que para localizar a una persona o a un negocio, había que consultar un libro pesado de color amarillo. Si lo recuerdas, enhorabuena, has sido testigo de cómo poco a poco y sin darnos cuenta, Internet y lo digital nos ha cambiado la vida y casi siempre, para bien.

Alrededor del 85% de la población española accedió a Internet en el año 2017. Es desde hace años un hecho, que la red forma parte de nuestro día a día y cada vez con más fuerza. No es solo toda la información del universo concentrada en un clic, es también cómo cada día brotan como las setas después de una tormenta, cientos y miles de aplicaciones que alguna mente brillante ha diseñado para continuar facilitándonos la vida. Desde una app puedes pedir comida a domicilio, pero también que te hagan la compra, puedes controlar las luces de tu casa, tus cámaras de seguridad, la cantidad de agua que bebes cada día e infinidad de cosas más, con las que no os aburriré porque de sobra las conocéis. Internet ha terminado hasta con esa sacrosanta tradición de sentarse en el sofá después de cenar a ver “lo que pongan”.

Si antes teníamos unos pocos canales entre los que elegir, Internet ha multiplicado esas opciones, dándonos la oportunidad de estructurar nuestra propia programación completamente a la carta, con plataformas como Netflix o HBO o incluso los menús que algunas estaciones de televisión ofrecen. La conclusión es clara: La televisión, tal como la conocíamos, está pasando a mejor vida.
La siguiente pregunta es: ¿Cómo se financian las cadenas privadas de televisión? Exacto, publicidad.

Es por ello vital, que las marcas reorienten sus estrategias publicitarias, invirtiendo más en sus divisiones digitales. Los consumidores han cambiado, su manera de consumir y digerir la información ha cambiado, y cada vez pasan más tiempo en internet, a dónde acceden a través de una amplia variedad de dispositivos, que frente al televisor viendo “lo que pongan”.

Esta transformación digital nos ha transformado a todos, y aunque algunos recordemos con nostalgia cómo “flipamos” cuando en lugar de consultar la vieja enciclopedia del salón, acudimos a la “Encarta”, lo cierto es que ya no nos imaginamos la vida sin las facilidades que Iinternet y nuestros móviles nos ofrecen. Porque cuando queremos buscar una mercería, recurrimos a Google. Cuando queremos comprar un libro pero no estamos muy seguras de que vaya a gustarnos, buscamos las críticas y opiniones de otros usuarios en la Red… e igual con los restaurantes, hoteles… No estar en Internet es no existir. No querer subir al barco de la transformación digital es quedarse atrás.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *